Me caen mal los arquitectos

Y no lo critico, que cada uno es muy libre de tener sus filias y sus fobias. Este comentario, realizado hace unos días por la hasta ayer presidenta de la Comunidad de Madrid, mientras visitaba por “sorpresa” las zonas afectadas por el incendio de Robledo de Chavela y Valdequemada, me recuerda a otros similares que ya forman parte de la historia de España, aunque en este caso sea una historia con minúsculas: el “manda huevos” de Federico Trillo, el “menudo coñazo de desfile” del actual presidente de Gobierno, el “tontos de los cojones que votan a la derecha” del alcalde Pedro Castro, el “vaya coñazo he soltado” de José María Aznar tras uno de sus discursos en el parlamento europeo, el “conviene que haya tensión” que José Luis Rodríguez Zapatero le susurró al periodista Iñaki Gabilondo después de ser entrevistado por él en Cuatro o, por terminar, dado que los ejemplos son legión, el “Tony Blair es un gilipollas integral” de José Bono, expresidente del Congreso.

Todos estos comentarios comparten, sin lugar a dudas, el hecho de ser desafortunados. Pero también que sus autores, en contra de lo que pudiera sugerir la lectura de tales exabruptos, no sólo pertenecen a la clase política española, sino que además ejercen o han ejercido cargos de máxima autoridad y cuentan con experiencia más que suficiente como para haber debido evitar las situaciones mencionadas.

“Me caen mal los arquitectos porque sus crímenes perduran tras su vida”, asegura Esperanza Aguirre. E insisto en que no critico su opinión, que además hasta argumenta. A mí, sin embargo, me caen bien los políticos que, sin darse cuenta, meten la pata ante las cámaras y micrófonos. Y me caen bien por varios motivos: porque sus errores les humanizan y porque demuestran que en esto de la comunicación no cabe bajar la guardia. Y también porque, como observador, me regalan una sonrisa. ¿Quién no se rió con la famosa confusión del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, que explicó en rueda de prensa con su entonces homólogo ruso, Dimitri Medvedev, el acuerdo alcanzado “para estimular, para favorecer, para follar, para apoyar” el turismo entre ambas naciones?

Por Miguel A. Fernández Algaba, consultor senior.

@mfernandezalgab

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.