Para el 88% de los participantes, las fake news se difunden “para perjudicar la imagen y la reputación de personas u organizaciones”

Presentado el estudio Influencia de las noticias falsas en la opinión pública elaborado por Servimedia y Estudio de Comunicación

PARA EL 88 % DE LOS PARTICIPANTES, LAS FAKE NEWS SE DIFUNDEN “PARA PERJUDICAR LA IMAGEN Y LA REPUTACIÓN DE PERSONAS U ORGANIZACIONES”

  • Los sentimientos ante la difusión involuntaria de una noticia falsa son de “frustración” y “desconfianza” para el 56,5 %.
  • Los entrevistados creen que el mayor perjuicio de una fake news  es de reputación, tanto para las organizaciones (85,5 %), como para las personas (66,2 %).
  • El 84,7 % considera que las consecuencias de un perjuicio provocado por falsas noticias son muy graves o graves.
  • “El mayor grado de improbabilidad se asigna a la prensa impresa (52,3 %) y a las agencias de noticias (44,6 %)”.
  • La prensa online (75,7 %) es el medio de comunicación en el que hay más probabilidades de que se generen noticias falsas. Las webs oficiales (55,9 %) y la prensa impresa (52,3 %), donde es más improbable.
  • Para los periodistas participantes, la prensa online y la televisión (69,2 % en ambos casos) son los medios donde más posibilidades hay de generar noticias falsas.

Madrid, 20 de septiembre.- Estudio de Comunicación y la agencia de noticias Servimedia han hecho público un estudio sobre la repercusión y efectos de las noticias falsas, denominadas fake news, en organizaciones y empresas, titulado “Influencia de las noticias falsas en la opinión pública”. La presentación del estudio estuvo presidida por el secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver.

El estudio se realizó sobre 478 entrevistas a colectivos como comunicadores, periodistas, políticos, funcionarios, estudiantes o profesionales liberales, entre otros. También participaron en él once profesionales de otros tantos ámbitos, como la política, los medios de comunicación, la reputación corporativa o la medición sociológica, que respondieron a tres preguntas en las que se sintetizan las inquietudes del público en general respecto al fenómeno actual de la proliferación de las noticias falsas.

Los entrevistados creen que las noticias falsas se generan para “perjudicar la imagen y la reputación de personas u organizaciones” (88 %) y “porque quien las genera cree que puede sacar un beneficio personal o para el colectivo al que pertenece” (75,8 %). Es por eso que el mayor perjuicio producido por las fake news es de reputación, tanto para las organizaciones (85,5 %), como para las personas (66,2 %), pero también las pérdidas económicas (39,9 %) y el sufrimiento (37,9 %) se incluyen entre los daños producidos. Las consecuencias de estos daños son graves o muy graves para el 84,7 % de los consultados.

Partiendo de la base de que el mayor flujo de fake news se da en redes sociales -según se expresa en varios estudios internacionales que se citan en el trabajo- el interés del estudio se centró también en conocer si los medios de comunicación tenían o no alguna responsabilidad en la difusión de falsedades. Se compara, para ello, prensa online, prensa impresa, radio, televisión y agencias de noticias con las páginas web oficiales.

Un 75,7 % de los participantes en el estudio ve probable o muy probable que se generen o difundan falsas noticias en la prensa online, mientras que en las webs oficiales (55,9 %) y la prensa impresa (52,3 %) es donde mayor porcentaje se considera improbable.

El mayor grado de improbabilidad se asigna a la prensa impresa (52,3 %) y a las agencias de noticias (44,6 %). En las segmentaciones por ocupación de los entrevistados, los periodistas participantes consideran que en la prensa online y en la televisión (69,2 % en ambos casos) son los medios donde más posibilidades hay de generar noticias falsas; y en el caso de la televisión, es el grupo donde mayor desconfianza existe, con 19 puntos porcentuales sobre la media.

Soledad Becerril (política-ex Defensora del Pueblo), Amancio Fernández (prensa online nativa- director de Diarioabierto.es), Helena Resano (información TV-la Sexta Noticias), José Manuel González Huesa (agencia de noticias-director Servimedia), Bárbara Ruiz (información radio-OndaCero), Juan José Morodo (prensa impresa-subdirector Cinco Días), Justo Villafañe (reputación corporativa-presidente Villafañe & Asociados), Francisco Sierra (contenidos digitales de medios convencionales-director multimedia grupo Antena 3), José María Sansegundo (investigación sociológica-CEO de Merco), Carlos Fernández Guerra (gestor de redes sociales corporativas-Digital & Social Media de Iberdrola) y Rosa Yagüe (comunicación corporativa-Directora de comunicación Coca-Cola European Partners) son los once profesionales invitados a contestar a tres preguntas, partiendo de la que aglutina el interés principal del estudio: “¿Cuál es, según su experiencia, el peor efecto de una noticia falsa (en personas, organizaciones, en la sociedad en general)?”.

Pueden conformar el resumen de lo dicho por todos respuestas como “Creo que el peor efecto es la enorme dificultad en reponer la imagen fiel, anterior a la noticia falsa” (Amancio Fernández), “Una noticia falsa es una mentira. El peor efecto de la mentira es que anula la capacidad de interpretar verazmente la realidad” (Juanjo Morodo) o “El peor efecto de una noticia falsa es el reputacional; y los gravísimos efectos que se podrían derivar de ese daño para una empresa” (Carlos Fernández Guerra).

Los profesionales invitados a participar en el estudio también hablaron de quiénes son los   responsables de la difusión de noticias falsas.

Puede acceder al estudio completo AQUÍ

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.