Perdón para los que piden perdón

Cinco Días, 27/07/2011.- El consejero delegado de Estudio de Comunicación, Benito Berceruelo, comenta en su artículo “Perdón para los que piden perdón” el efecto que en materia de comunicación tiene reconocer los errores. Parte, para ilustrar sus reflexiones, del ya famoso “We are sorry” (“Lo sentimos”) de Rupert Murdoch. Puede ver la reseña aquí.

—————-

Todo un magnate de la comunicación mundial, Rupert Murdoch, ha publicado una carta abierta en los principales periódicos británicos para ¡pedir perdón! “We are sorry” o “lo sentimos” se titula la carta y, en ella, el todo poderosos Mr. Murdoch, temido en varios continentes, dice que lamenta haber “cometido graves errores” y, como principal responsable de su grupo, se declara culpable de “no haber actuado antes para resolver las cosas con mayor rapidez”.

En la actividad empresarial de cualquier compañía, sea esta pequeña, mediana o grande, se cometen errores y, algunas veces, esos errores transcienden interna o externamente y provocan lesiones -de mayor o menor gravedad- en la reputación de las empresas. Se dan casos en los que  la lesión de imagen provocada por esos errores puede llevar a poner en cuestión la viabilidad de la empresa. En estas situaciones, la comunicación juega un papel relevante y el empresario suele debatirse entre mantener un bajo perfil y aguantar el chaparrón hasta que escampe o salir a dar la cara haciendo bueno el refrán de que mas vale una vez colorado que ciento amarillo.

Cualquier publico con el que se relaciona una empresa, llámese éste cliente, accionista, empleado o proveedor, esta dispuesto a escuchar que esa empresa ha cometido un error y, lo que es mas importante, esta dispuesto a perdonar. Todos somos humanos y las empresas están gestionadas por personas que no son infalibles, que se equivocan.  Lo que los diferentes stakeholders no están dispuestos a admitir es la mentira, el engaño.

A la hora de diseñar la estrategia de Comunicación ante una crisis -sirva de ejemplo la crisis que está viviendo el Sr. Murdoch en sus empresas, que ya le ha costado el cierre de un Medio con mas de cien años de vida y la cárcel a sus directivos- la primera verdad que no debemos olvidar es que no se puede mentir. Después, la experiencia demuestra que el que es capaz de reconocer sus errores consigue credibilidad y perdón.

Evidentemente, no vale solo con pedir perdón por el error cometido o el daño causado, a la vez hay que contar a los diferentes públicos afectados cómo vamos a solucionar el problema y qué medidas vamos a tomar para que la situación no se repita. La obligación del buen directivo es tomar decisiones. Algunas de esas decisiones pueden ser equivocadas. Entonces su obligación es asumirlas y tomar nuevas medidas que reparen el daño causado. Así de simple y así de complicado.

La carta del magnate australiano termina diciendo que “tendrá usted más noticias nuestras cuando tomemos más medidas”. Es decir, nos hemos equivocado pero estamos tomando medidas para solucionar el problema. Ese es el segundo mensaje necesario y complementario del mea culpa.

Para ser perdonados debemos pedir perdón y pedir perdón no es nada innoble ni terrible. Muchos empresarios sienten verdadero vértigo ante la sola idea de reconocer un fallo. Deben saber que bien gestionado, bien comunicado, un fallo pude convertirse en un revulsivo para la credibilidad de una empresa y que es posible salir reforzado de una crisis, ganando puntos y transmitiendo una imagen humana, cercana y, a la vez, de agilidad y capacidad de reacción ante las adversidades. Solo hace falta tener determinación, no mentir y saber que para ser perdonados debemos ser capaces de pedir perdón.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.