RSC y Comunicación, desde el corazón

blank

…Y más allá de la Navidad, cabe añadir al título. Esto, porque leí un artículo, hace unos días, sobre la hegemonía que ejerce el Teletón que se realiza en México para recaudar millones de pesos en especie y efectivo para ayudar a niños y jóvenes con capacidades diferentes y con enfermedades de alto riesgo, como lo es el cáncer.

Si bien habla positivamente de dicha iniciativa -que cumple 15 años con grandes y visibles resultados con la construcción de centros de rehabilitación, hospitalarios y atención a los menores- menciona que el Teletón acapara los donativos y participación de la sociedad mexicana dada la alta visibilidad que tiene por ser organizado por el consorcio Televisa en colaboración con otros medios de comunicación y durante el mes de diciembre, cuando nos entra la generosidad hasta por los huesos. En dicho artículo también se habla del marketing con causa o social y me hizo reflexionar sobre lo que es el verdadero valor que hay detrás de este Teletón: trabajar por el bien común o lo que es lo mismo, tener en cuenta al prójimo.

¿Y qué tiene que ver todo esto con la comunicación y con el ejercicio de nuestra profesión como consultores en esta materia? Pues que trabajamos con clientes que buscan causas que se alineen a su misión, visión y valores para involucrarse y desarrollar un programa Corporativo de Responsabilidad Social, sea por convicción o, como en muchos casos, para obtener la visibilidad como “buen ciudadano” ante sus públicos objetivo y favorecer su desempeño de negocios.

Aún queda un largo trecho por avanzar en este sentido y son pocas las empresas que ven como prioridad empezar por casa, inculcando entre sus trabajadores la importancia de la responsabilidad individual y del llamado accountability. En cuestiones de RSC, como he comentado otras veces, las empresas no deben quedarse en una acción al año; es cuestión de constancia y, más aún, de integridad.

Tampoco se trata de criticar aquello en lo que no estamos de acuerdo… Nadie compite contra el otro. Los que necesitan ayuda solo están esperando que hagas y hagamos algo por ellos. Todos podemos poner excusas y pretextos, pero parafraseando a John F. Kennedy “no preguntes que puede hacer el otro por ti sino lo que tú puedes hacer por él”. Sólo así podremos entonces hablar de una responsabilidad individual que se transforme en una responsabilidad colectiva.

Así que la próxima vez que alguien hable de desarrollar una estrategia de comunicación con un programa de vinculación con la comunidad, empecemos por recomendara que debe hacerse desde el convencimiento. También a los comunicadores nos corresponde poner en esto, no solo profesionalidad, sino también corazón en el trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.