SPAC: Empresas de Propósito Especial de ¿Comunicación?

Las SPAC (Special Purpose Acquisition Companies o Empresas de Propósito Especial de Adquisición en castellano) son los vehículos de inversión que más atención y expectación concitan en los últimos meses. Su funcionamiento es sencillo: la SPAC sale a bolsa con el único objetivo de adquirir y fusionarse con otra sociedad que desea comenzar a cotizar ahorrándose los trámites de una OPV tradicional.

De acuerdo con los datos recopilados por Bloomberg, en el último año y medio 474 SPAC han decidido saltar al parqué, levantando 156.000 millones de dólares. La mayoría de estas operaciones se han producido en Estados Unidos, pero cada vez son más los inversores y empresarios con intereses en España que buscan sumarse a este mercado.

Sin embargo, además del encaje legal de este tipo de compañías en el mercado de valores español, hay otros obstáculos a tener en cuenta. Entre ellos, la percepción de que las SPAC son herramientas al servicio de la especulación ya que tienen como único objetivo fusionarse con otra compañía. Otro de los aspectos es el porcentaje de acciones de la empresa a fusionar que los managers de la SPAC adquieren al final de la operación.

A todo esto, se suman las acusaciones de falta de transparencia de las compañías que se fusionan con la SPAC y que, de este modo, sortean las obligaciones de reporting y compliance aparejadas a un proceso de salida a bolsa.

Para evitar que estas críticas afecten a la reputación y lastren su operativa, las SPAC deben reforzar la comunicación de su propósito especial para dar a conocer sus objetivos a todos sus públicos.

Por tanto, es necesario que las SPAC expliquen detalladamente a los organismos reguladores del mercado su funcionamiento y por qué no son herramientas de especulación sino entidades transparentes, sujetas a reglas de buen gobierno corporativo. Asimismo, deben ser capaces de explicar a los potenciales accionistas su propuesta de valor, sus líneas de acción y aclarar el retorno estimado una vez concluya el plazo previsto para la adquisición y fusión.

Finalmente, los directivos de las SPAC tienen que mantener una relación fluida con los medios de comunicación. Con el objetivo de explicar y aclarar las dudas que puedan surgir sobre su funcionamiento, para, a través de ellos, llegar a la opinión pública.

En definitiva, si las SPAC quieren convertirse en una alternativa de peso a las OPVs tienen que añadir la comunicación a su propósito especial.

Por Pablo Blanco, consultor de Estudio de Comunicación.

@PabloBlanco_R

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.