Vendido el primer tweet de la historia por 2,9 millones de dólares

Ha ocurrido el pasado mes de marzo. Jack Dorsey, cofundador y director ejecutivo de Twitter, decidió vender el primer tuit que publicó 15 años atrás, en marzo de 2006 nada más y nada menos que por 2,9 millones de dólares. El tuit contenía cinco palabras:

blank

El comprador ha sido el empresario malasio Sina Estavi, director ejecutivo de la firma de criptomonedas Bridge Oracle, que declaró que “Es una parte de la historia humana en forma de activo digital. Quién sabe cuál será el precio del primer tweet de la historia humana dentro de 50 años». Y por si fuera poco para Estavi, también ofreció 1,1 millones de dólares por un tuit del jefe de Tesla, Elon Musk.

Esta compra millonaria ha sido posible gracias a la aparición de un nuevo formato digital, el NFT (non fungible tokens), que, como ya contaba en otro post recientemente mi compañera @MridaMiranda1, operan a través de cadenas de blockchain, y representan la titularidad original de un bien digital, de manera que permite asociar a cualquier objeto virtual (una imagen, una foto, una animación, un video o una pieza musical) un certificado de autenticidad que lo convierte en una pieza única.

Una vez más comprobamos que en las redes sociales nada es imposible. Y quien quiera poner a la venta o comprar algún tuit, que lance su oferta porque el mercado a través del ether, la moneda rival de bitcoin, ha llegado para quedarse.

Por Mercedes Ulloa, consultora de Estudio de Comunicación.

@mulloa15

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.