Vestir el mensaje y al mensajero

Por Juan Francés, consultor senior.

“No sólo hay que serlo sino parecerlo”. El dicho es clave en comunicación. No sólo es suficiente transmitir un buen mensaje sino hacerlo de manera convincente. Contenido y forma deben ir de la mano. El uno no es nada sin el otro y un mensaje, por muy potente que sea, pierde toda la fuerza si la forma de transmitirlo no es la correcta. Hemos comentado muchas veces el contenido del mensaje, hoy quiero fijarme en la forma y, dentro de ella, en la vestimenta.

Si un portavoz de una compañía, un político, o cualquier otro comunicador, sale en público mal vestido, por ejemplo, ese error de forma centrará todas las miradas y desviará la atención del mensaje que se pretende transmitir. El mensaje quedará sepultado bajo el típico “¿has visto cómo va?”.

Esto es especialmente relevante en aquellas ocasiones en las que un portavoz se pone delante de las cámaras. De ahí la importancia del asesor de comunicación, estilista profesional en muchas ocasiones. Porque la comunicación lo abarca todo, desde el lenguaje, las palabras que se emplee, lo que los anglosajones llaman wording, el palabreo; a la imagen que una persona da, su vestimenta, su corbata, camisa, peinado y demás. Así que piense en lo que quiere transmitir y vístase a juego.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.