Notoriedad publicitaria y muerte

En la publicidad de firmas de moda, estamos acostumbrados a ver escenas de glamour con cuerpos perfectos y en entornos idílicos. Sin embargo, existe una inquietante tendencia a anunciar moda de marcas de lujo utilizando la muerte como recurso creativo, a través de imágenes de mujeres aparentemente muertas o víctimas de violencia. La última ha sido la campaña de Louboutin para su colección de otoño-invierno, donde muestra sus lujosos zapatos, deseados por famosas como Beyoncé o Angelina Jolie, en piernas femeninas amputadas, empaquetadas como regalo.

Otras marcas como Jimmy Choo, Mark Jacobs o Superette han utilizado ya imágenes de cuerpos muertos para promocionar sus productos. En general, son anuncios que cuentan una historia, con estética cinematográfica, como si se tratara de la imagen de un fotograma de película de acción, en las que las marcas buscan la notoriedad ante todo.

Obligan al consumidor a hablar y compartir opiniones, les hacen tomar partido y, de paso, favorecen el recuerdo de marca. Buscan destacar entre los incontables mensajes publicitarios a los que nos sometemos cada día y llamar la atención del receptor, con una carga emocional difícil de eludir.

Pero este tipo de campañas llegan a producir “tolerancia”. El público se acostumbra a ellas dejan de cumplir esa función de sorpresa y polémica. Cada vez hay que subir un escalón más para provocar notoriedad. El problema es cuando llega el momento en que se pasa la frontera y perjudica a la marca. Es necesario diferenciarse; impactar, pero no generar rechazo. En hallar ese difícil equilibrio está el objetivo.

 

Por Sonia Díaz, Directora ESTUDIO DE COMUNICACIÓN España.

@sonia_diazg

, ,

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.