La Super Bowl en Pandemia: ¿estar o no estar?

La edición 55 de la final de la Super Bowl, el evento deportivo más conocido y popular de América y que genera grandes ingresos publicitarios ha sufrido también las consecuencias del año de la pandemia.

Tradicionalmente ha sido considerado como sinónimo de inversión publicitaria para millones de empresas que acuden con sus marcas por su alto nivel de visibilidad ya que más de 100 millones de personas sintonizan el partido de los cuales 90 son de Estados Unidos y el 10 restante del resto del mundo.

Este año dadas las circunstancias también ha tenido que adaptarse a las nuevas reglas pandémicas y se ha celebrado con grandes restricciones para evitar que el mayor encuentro deportivo se convirtiera en repunte de casos de coronavirus. Las gradas del Raymond James Stadium solo podían tener una ocupación por debajo de la mitad, unos 25.000 aficionados de los 65.000 que puede albergar, lo que ha sido récord histórico de baja asistencia al evento. Unas 7.500 de las carísimas entradas se reservaron para trabajadores sanitarios ya vacunados como gesto de agradecimiento por su labor contra el coronavirus y otras 14.500 se destinaron a aficionados a quienes no se les requirió la vacunación o prueba negativa de COVID-19 pero sí se les entregó un kit con equipo de protección con mascarilla KN95 y gel de manos antibacteriano.

La limitaciones de este gran evento marcadas por la pandemia provocaron que grandes marcas ya habituales como Coca Cola, Toyota, Pepsi y Budweiser renunciaran este año a participar con sus tradicionales spots a pesar de que sabían que sería vista por más de 96 millones de espectadores. Alguna de ellas aprovechó la ocasión para comunicar que este año destinarían esa millonaria inversión a causas relacionadas con la COVID 19. Un gesto muy loable pero que no han seguido todos.

Numerosos anunciantes no han dejado la oportunidad de participar en este macro evento y han seguido invirtiendo cantidades millonarias. Empresas como Amazon, Cadillac, Cheetos, Ford, T-Mobile, General Motors o Doritos han llegado a pagar 5,5 millones de dólares por 30 segundos de creatividad generando una tarifa superada por los 5,2 millones del año pasado. La Super Bowl 2021 ha movido finalmente 545 millones de dólares en publicidad según Kantar y hecho público por la cadena CBS, un 22% más que los del año pasado constituyendo un nuevo récord de inversión para este espectáculo deportivo en el que todos querrían estar presentes.

Por Eva Fresnillo Poza, Consultora Sénior de Estudio de Comunicación

@EvaFresnillo

, ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.