Comunicación, rumor y manipulación (Diario Abierto)

100520CLI-ESTUDIO-Inaki en Diario AbiertoLa semana pasada, un broker “anónimo”, citado por la prestigiosa agencia de noticias France Presse, estuvo a punto de provocar el colapso del mercado bursátil español, tras desplomarse más de un 5,5 por ciento el principal índice de referencia del mercado, el IBEX 35.

Valores el día anterior tan sólidos como el Banco Santander, BBVA o Telefónica cosecharon, sin razón alguna que lo justificase, unas pérdidas desmesuradas en dos de estos casos, superiores al 7 por ciento. ¿En qué se basaron los diferentes operadores del mercado para provocar tamaño descalabro? ¿Están mal gestionadas estas compañías? ¿Están afectadas por problemas de gobierno corporativo? ¿Han presentado malos resultados del periodo? (En concreto, Telefónica anunció ese día que incrementaba su dividendo para este año un ¡¡¡30 por ciento!!!) No. Simplemente, un rumor de una fuente “anónima” fue capaz de generar tal tensión en nuestro mercado –posiciones agresivamente bajistas en los principales bancos incluidas- que ayer el Tesoro Público, es decir, todos los españoles, se ha visto obligado a subir la rentabilidad de los Bonos a 5 años hasta el 3,58 por ciento.

Es decir, el rumor, para algunos, la antesala de la noticia –compra con el rumor, vende con la noticia, máxima bursátil de algunos-, ha podido con unos datos objetivamente buenos. Pero desde el Gobierno, lo máximo que nos encontramos es con una declaración de su presidente que nos dice que todo esto es un “auténtico despropósito”. Sí, puede ser cierto, porque, en honor a la verdad, no parece que los datos macro sean tan malos.

Ahora bien, conviene analizar un poco en detalle qué se puede hacer en materia de Comunicación en medio de esta “tormenta casi perfecta”.

La sociedad necesita hechos y no promesas. Necesita tener referentes. Es decir, necesita tener un líder que actúe y sea creíble. La sociedad necesita comprender un discurso. Es decir, la sociedad necesita tener información creíble para convencerse. Así, la sociedad necesita que los representantes públicos se comuniquen eficazmente con ella, más allá de la ideología de cada cual, y pensar que, si quieren que esto lo arreglamos entre todos, tienen que ser creíbles (todos) y transmitir una información veraz y creíble.

Así, podremos evitar que un rumor infundado provoque una manipulación (con ingentes beneficios económicos para algunos) y, con ella, esté a punto de tumbar a numerosas compañías españolas sanas, bien dirigidas y que deberían merecer el respeto de todos. Porque la gran mayoría de ellas, entre otras cosas, sí comunican bien, se relacionan adecuadamente con sus públicos objetivo y les hacen llegar sus ejes y mensajes de Comunicación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.