De la huella al testamento digital

Los hábitos de consumo de contenidos y de información han, definitivamente, cambiado. Si atendemos a las conclusiones del Reuters Institute Digital News Report 2016, sólo un 10% de los internautas españoles aceptaría el pago por información digital y Facebook es la principal fuente de información -sí, sí han leído bien Facebook y no El País, Expansión o El Mundo-. Además, entre la nueva generación de líderes se encuentran bloggers españoles como El Rubius. La revista Time ha seleccionado a este youtuber entre sus “Next Generation Leaders”, por sus más de 20,9 millones de seguidores.

Estos cambios de consumo de la sociedad actual no sólo afectan a los modelos de comunicación sino a otras áreas como el Derecho. Por ejemplo, ¿qué ocurre con todo el patrimonio digital que queda en redes sociales y canales digitales cuando su autor fallece?

Recientemente se ha hablado del testamento digital, pero los expertos ya han advertido que no existe. La legislación vigente no diferencia entre patrimonio digital y analógico, por lo que todo aquello que queramos que sea gestionado o transmitido una vez que ya no estemos debe ser incluido en nuestro testamento. Por otro lado, están los servicios que ofrecen redes sociales como LinkedIn o Facebook. Esta última permite habilitar a un autorizado que, en caso de fallecimiento, puede gestionar los mensajes, cerrar nuestra cuenta o convertirla en conmemorativa.

Hacer testamento es sencillo y barato, teniendo en cuenta que es un único pago de unos 50€ y su validez se extiende hasta que queramos modificarlo de nuevo (que también se puede) y permite simplificar mucho la gestión póstuma de todo el contenido digital.

La cantidad de información y de datos que una persona deja en la Red a lo largo de su vida no es baladí. La huella digital que deja nuestra actividad en Internet debe ser siempre tenida en cuenta y gestionada convenientemente para que no termine afectando negativamente a la reputación tanto del individuo como de la empresa o institución de la que forma parte.

Por Támar Salazar, consultora sénior de Estudio de Comunicación España

@TamarSalazar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.