Fútbol, patrocinio y crisis


El pasado jueves ocurrió en España un hecho insólito: ninguna cadena de TV ni emisora de radio retransmitieron el partido de la selección española contra Bielorrusia. Era la primera vez que esto ocurría desde hace muchos años. Campeona del mundo, bicampeonato de Europa, admirada y seguida por los españoles como nunca antes y, sin embargo, nadie quiso pagar lo que los responsables de los derechos de la Roja pedían.

El mundo del fútbol parecía no sufrir la crisis y, mientras otros muchos sectores se apretaban el cinturón, día tras día, los clubs de fútbol y los futbolistas seguían inmersos en una espiral de fichajes millonarios y presupuestos sin límite. Es cierto que este año 2012 algunos clubs parece que ya empezaban a entrar en razón y reducían sus presupuestos y fichajes, pero los «Ronaldo» de turno seguían tristes en cuanto no conseguían cobrar varios millones mas para esquivar los impuestos que otros ciudadanos pagan sin poder protestar.

Las televisiones viven de sus anunciantes; y en España la crisis ha reducido los presupuestos publicitarios a mínimos. Los clubs de fútbol viven de los derechos de televisión y estos ya no pueden seguir ajenos a la realidad económica. Las televisiones no pueden continuar pagando lo que pagaban, sencillamente porque no ingresan lo que ingresaban. Y los clubs y los futbolistas tendrán que acabar aceptando que no pueden seguir viviendo en un mundo en el que no pagan seguridad social, ni impuestos… y nunca pasa nada. Mundo en el que, al menos en España, han vivido en los últimos años.

El patrocinio deportivo es un soporte más de los que emplean las empresas para dar a conocer su marca. La publicidad en trasmisiones deportivas es un espacio más en el que los anunciantes divulgan sus mensajes comerciales aprovechándose de unas grandes audiencias, como las que sin duda logra alcanzar el fútbol. Pero ambos tienen la necesidad de adaptarse al mercado, como lo hacen otros sectores.

El ejemplo de la selección española es muy ilustrativo y marcara un antes y un después. Las empresas ya no están dispuestas a seguir con la escalada de precios en el patrocinio del fútbol. Los clubs y los futbolistas, aunque se pongan tristes, no van a tener más remedio que aceptarlo.

Por E.C. 

Foto: rahego

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.