La dictadura del lápiz

blank

Siempre nos han dicho en las aulas -y van dos posts seguidos que incio recordándolas- que el periodista se encuentra detrás de la noticia, en un segundo y objetivo plano desde donde contar lo que ve, oye y siente. Con ello responde a uno de los derechos fundamentales: el Derecho a la Información.

Qué tristeza y qué depresión me entra cuando esta digna y vocacional profesión se convierte en noticia por la precariedad laboral en la que se encuentran (nos encontramos) sus profesionales;  los popularmente conocidos “plumillas”. La crisis se ha llevado dos sectores por delante: el conocido por todos, la construcción, y el olvidado, el de la palabra.

En el desempeño de nuestra profesión más de uno nos hemos encontrado con quienes creen que por saber gramática y ortografía saben de Comunicación y Periodismo. ¡Cuán equivocados están!

Por eso, la dictadura de aquel que sabe coger un lápiz no puede y no debe imponerse ante la profesionalidad y la cualificación de aquellas personas que en otro tiempo pensaron que Ser Periodista es algo más que teclear o “tuitear”.

No es digno valorar una noticia a 75 céntimos, porque no es digno cuantificar en esta medida el trabajo de un hombre o de una mujer que ven en el ejercicio de su profesión un Derecho del Ciudadano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.