La mujer del César

Como individuo anónimo, ¿defiendo el derecho al olvido en Internet?

No lo sé, pero de lo que estoy segura es de que quiero conocer si el médico que me va a operar de la vista es una eminencia o está condenado por negligencia. Quiero saber si mi asesor fiscal es “la bomba” o está condenado por blanqueo de capitales. Quiero saber si el lugar en el que voy a celebrar mi boda roza la excelencia o la mediocridad. Y todo esto me lo ofrece la web 2.0, donde cada uno de nosotros puede opinar. Y además defiendo que quien considere que ha sido vilipendiado, insultado o es objeto de algún delito contra su honor en la Red lo pueda denunciar y se pueda defender y ser resarcido de la misma forma que lo puede hacer en “la vida real”.

Y si fuera un  empresario, ¿lo defendería?

Un caso que podría ser real: un prestigioso bufete de abogados busca letrado joven, preparado, que domine varios idiomas y con un buen expediente académico, para trabajar, mano a mano, con uno de sus Socios en asuntos relacionados con crisis empresariales tales como reestructuraciones, despidos colectivos, fusiones, adquisiciones…

El departamento de selección se pone en marcha y encuentran al que, a su juicio, es el candidato perfecto. Según su curriculum vitae  tiene 32 años, es licenciado en derecho, con alguna experiencia  en pequeños despachos, habla inglés y  tiene conocimientos de francés e italiano. Tiene muy buena pinta. Supera las entrevistas personales. Es educado,  estéticamente cumple con los cánones del bufete y finalmente pasa el proceso de selección y se incorpora al trabajo.

El candidato no mencionó, y tampoco tenía por qué hacerlo, que sus trabajos esporádicos en pequeños despachos los había simultaneado con otros como  “gogó” de discoteca o modelo de ropa interior y tampoco mencionó, porque forma parte de su vida personal, que en los últimos años había aparecido en varias ocasiones en revistas del corazón por mantener “supuestamente” -eso sí- una relación sentimental con una famosa actriz española.

El Socio, ajeno  a la  vida personal y profesional paralela a la abogacía de su subordinado, le pide que le acompañe a una importante reunión con uno de los clientes “estrella” del Bufete. La operación: una reestructuración que afectaría a 8.000 trabajadores de cinco países diferentes. La reunión no puede ir mejor. El discípulo permanece en su sitio: atento, escucha, toma notas…

A la vuelta de la reunión el smartphone del Socio no deja de recibir mensajes de su cliente: fotos y vídeos de su subordinado en ropa interior, bailando de forma sugerente en una discoteca, reseñas en revistas… y sólo una pregunta por parte del cliente: ¿Crees que voy a poner en manos de un gogó de discoteca el futuro de mi empresa?

Habrá quien piense que la pregunta era del todo inadecuada, porque su capacidad como abogado nada tiene que ver con su estilo de baile, y quizá no le falte razón, pero la web 2.0 ha cambiado las reglas del juego. Vida personal y profesional no son compartimentos estancos, somos  uno y ese uno es un prisma con muchas caras, y todas esas caras están visibles gracias principalmente  a las Redes Sociales.

El trabajo que no había hecho el equipo de selección del Bufete de abogados de verificar el CV presentado por el candidato e identificar mínimamente su  “identidad digital”  en la Red, lo había hecho su cliente.

Individuos y empresas deberían ser muy conscientes de lo que web 2.0 trae consigo. Tomar a la ligera el poder, el alcance y la capacidad de difusión de las redes sociales puede perjudicar seriamente el futuro y proyección profesional de cualquiera o ensombrecer las relaciones comerciales de la empresa con mejor reputación de un país.

Por Juana Pulido, consultora sénior. 

@juanapulido

Una respuesta a “La mujer del César”

  1. Jon dice:

    Internet presenta tanto oportunidades como amenazas. La línea de lo público y lo privado cada vez es más difusa y conviene hacer un buen uso de las nuevas tecnologías para que no se vuelvan en nuestra contra. Gran historia! Enhorabuena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.