Product placement

carrieapple

¿Qué ordenador utiliza Carrie Bradshaw en Sexo en Nueva York? ¿Qué marca de coche conduce James Bond?

Cualquier persona que haya visto la serie Sexo en Nueva York o un James Bond puede contestar sin ninguna duda. El product placement existía ya en 1927 con la primera peli Wings y los chocolates Hershey. Asistimos estos últimos años a un boom y nuestras marcas favoritas florecen en nuestras películas.

La razón principal de su rápido desarrollo estos últimos años es sin duda la evolución de la tecnología en los hogares que ahora permite al consumidor evitar la publicidad con el programa TIVO. Películas, series, programas de televisión, dibujos animados nos influyen en nuestra vida cotidiana enseñándonos lo que es popular, lo que está de moda o lo que piensa la gente a escala internacional. Cada aparición de una marca famosa como Coca-Cola, Nike o BWM reafirma su estatus de líder y le permite mantener su posición de Top of Mind para el consumidor. Como ejemplo, tenemos Ray-ban que anunció que las ventas de sus gafas de sol Predators 2 llevadas por Will Smith en Men in Black triplicaron sus ventas después de la salida de la película.

Se desarrollan también técnicas cercanas como el advertisement placement con la difusión del mismo anuncio de la marca en la televisión de nuestros protagonistas favoritos. La promotional consideration con el regalo de una marca anunciada a lo largo de un programa. Existe también el virtual product placement que consiste en añadir gracias al ordenador productos en un programa después de su grabación. Nacen también repercusiones negativas como el product displacement visto en la película Slumdog Millionaire. Danny Boyle, director de la peli, tuvo que quitar digitalmente los logos del coche utilizado en la grabación porque la marca no aprobó su asociación con los slums y su pobreza.

Algunos realizadores contestaron a este fenómeno creando product placement falsos con productos inexistentes en el mercado para utilizarlos en varias ocasiones en diversas películas suyas como Quentin Tarantino y sus Red Apple Cigarette, Jack Rabbit Slim’s restaurant o Bug Jakuna Burger. Así podemos ver la ficción superando la realidad: desde 2007, se pueden comprar en algunos supermercados americanos y canadienses los productos vistos en la serie de los Simpsons como el Buzz Cola o Krusty-O’s cereal.

En la película Yo Robot, durante los diez primeros minutos de la película, asistimos a una avalancha de marcas como Converse, Ovaltine, Audi, FedEx, Dos Equis y JVC entre otras. El peligro que le veo con la nueva legislación más permisiva, es asistir a un abuso del método y convertir nuestras películas, series o dibujos animados favoritos en anuncios publicitarios de 2 horas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.