M&A: Aprender a prever lo imprevisible

Ahora que ya hemos dejado septiembre atrás, podemos decir que no ha sido el mejor verano de nuestras vidas. Tampoco para las operaciones de fusiones y adquisiciones (M&A), que en España cayeron hasta un 31% en julio respecto al mismo periodo de 2019, según el informe de Transactional Track Record (TTR). El aumento imparable de casos de Covid-19 y el consiguiente impacto en la economía española han frenado las operaciones corporativas en nuestro país. Sin embargo, este informe también augura noticias positivas: el mercado verá un repunte de las transacciones en el segundo semestre de 2020.

Nos encontramos, pues, en la antesala del “boom” que viviremos en el primer semestre de 2021. La estabilización del panorama nacional e internacional será el mayor impulsor de las operaciones corporativas. No obstante, este tipo de transacciones conviven con un elevado grado de incertidumbre a lo largo de todo el proceso. Desde una mala recepción por parte del mercado, la entrada de ofertas competidoras, hasta la rebelión de parte del accionariado, una junta de accionistas complicada, o la previsión de un resultado insatisfactorios…

La aparición de este tipo de situaciones amenaza el normal funcionamiento de la operación, especialmente cuando no tenemos capacidad de reacción… Si bien esto puede dificultar la labor de los asesores de comunicación, prepararse adecuadamente y con tiempo nos permitirá diseñar y ejecutar una comunicación efectiva, rápida y controlada, que será clave en un momento de tan alta exposición para una compañía.

En primer lugar, la labor de planificación y análisis previa será fundamental para prever los posibles escenarios y decidir la estrategia y acciones necesarias desde la calma, sin improvisar. Gracias a un análisis pormenorizado de las características de la operación detectaremos los posibles “titulares” y podremos adelantarnos a las principales preocupaciones de cada uno de los stakeholders: preguntas de los medios de comunicación, dudas de analistas, rumores dentro de la propia compañía sobre posibles duplicidades y el futuro de la plantilla tras la adquisición, etc.

Una comunicación fluida con los expertos legales y financieros facilitará que todas las caras de la operación estén alineadas y organizadas en todo momento. Crear un pequeño grupo de trabajo con representantes de cada uno de los asesores es útil para poner conocimiento en común, lo que nos ayudará a detectar conjuntamente situaciones que corremos el riesgo de pasar por alto al trabajar por separado. Este comité deberá dictar un calendario común y detallado de hitos clave de cada una de las fases.

Asimismo, una escucha activa y un análisis riguroso y permanente de las reacciones de los diferentes públicos sobre la operación permitirá medir la eficacia de la estrategia. Adelantarnos a los posibles riesgos o temores de nuestros públicos objetivo es lo que nos permitirá actuar con rapidez y allanar el camino hacia el éxito.

Aída Prados es consultora sénior de Estudio de Comunicación

@prados_aida

, , , , , , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.