El liderazgo femenino en el sector comunicación

El nombramiento por primera vez de una directora en The Washington Post, uno de los referentes del periodismo en el mundo, es una buena noticia para todos. Sarah Buzbee, que era anteriormente editora y vicepresidente de Associated Press, representa sin duda un paradigma de la creciente incorporación de la mujer en igualdad de condiciones en puestos de responsabilidad y del liderazgo femenino en el mundo de la prensa y la comunicación.

Sorprende, no obstante, que Buzbee sea la primera mujer en liderar la biblia del periodismo estadounidense en sus 144 años de historia, ahora bajo la sombrilla del propietario de Amazon, Jeff Bezos. Resulta todavía más sorprendente en una cabecera cuya pasado reciente está fuertemente ligado a la figura de Katharine Graham, la propietaria por accidente, que reconstruyó el periódico quebrado que había heredado de su padre. Su historia al frente de esta publicación en la década de los setenta del siglo pasado es ya leyenda. Steven Spielberg lo retrató de forma magistral en Los papeles del Pentágono, en el que se aborda el papel decisivo de Graham en la publicación de documentos secretos sobre la guerra del Vietnam, una scoop que puso a la administración Nixon frente a las cuerdas.

En España, hace tiempo que afortunadamente son cada vez más las mujeres que dirigen periódicos, Soledad Gallego Díaz se convirtió hace 3 años en la primera mujer en ponerse al frente de El País. Pero no era ni han sido la única. Lydia del Canto, en Levante; Ana I. Pereda, en Expansión; Encarna Samitier, en 20 Minutos; Marisa Navas en La Información; Inés Artajo en Diario de Navarra o Ángelica Rubio en Elplural.com, por citar algunos nombres, son ejemplos de esa ruptura de barreras.

En el ámbito de la comunicación corporativa, como en otros sectores, la brecha de género también se está estrechando. Según el informe Gendercom, que elabora la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom),  hay un acceso mayoritario de mujeres (56,1 %). No obstante, pese a que las mujeres superan en número a los hombres, su presencia disminuye en los puestos más altos. El 71,3 % de los hombres ocupan puestos de dirección vs el 56,1 % de las mujeres.

En mi empresa, Estudio de Comunicación, las mujeres son mayoría, y, también en puestos directivos, como demuestran los recientes nombramientos. Una política que nos beneficia a todos y que va a aportar más empatía y menos testosterona, más versatilidad y creatividad y menor rigidez y, que sobre todo, va a ser fundamental en el camino hacia esa sociedad más equilibrada, diversa, tolerante y respetuosa de los derechos de todos, con independencia de raza, género u orientación sexual.

Por Adolfo Lázaro, Director de Estudio de Comunicación

@alazaro_m

, , , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.