Líneas rojas a la Inteligencia Artificial

La Unión Europea ha anunciado la regulación en materia de Inteligencia Artificial de forma que la tecnología sí tenga límites. El reglamento todavía no ha sido ni negociado ni aprobado por los países miembros, aspecto que puede llevar más de un año. No obstante, cuando se apruebe tendrá efecto en los 27.

La propuesta de normativa y el plan coordinado sobre la IA se inscriben en los esfuerzos de la Unión Europea “por convertirse en líder mundial en materia de fomento internacional de una IA digna de confianza. La IA se ha convertido en un ámbito de importancia estratégica en que se aúnan la geopolítica, los intereses comerciales y las preocupaciones en materia de seguridad”

Los riesgos identificados por la Comisión están categorizados en cuatro niveles: riesgo inadmisible; alto riesgo; riesgo limitado y riesgo mínimo.

En la categoría de riesgo inadmisible, se prohibirá aquellos usos de la Inteligencia Artificial que pudieran violar los derechos fundamentales. Por ejemplo, la clasificación social por parte de los Gobiernos o los juguetes que utilicen un asistente de voz que incentive comportamientos peligrosos en los niños.

El nivel alto riesgo queda establecido para un número limitado de sistemas de IA que tengan un impacto negativo en la seguridad de las personas o en sus derechos fundamentales.

El riego limitado se establece para sistemas de IA en los que exista un riesgo claro de manipulación (por ejemplo, mediante el uso de robots conversacionales). Es decir, los usuarios deben ser conscientes de que están interactuando con una máquina.

Y tendrán la consideración de riesgo mínimo la inmensa mayoría de los sistemas de IA utilizados actualmente en la UE pertenece a esta categoría.

El incumplimiento de la norma “no saldrá gratis”. Los Estados miembros deberán establecer sanciones efectivas, proporcionadas y disuasorias, incluidas multas administrativas, por las infracciones y además deberán notificarlas a la Comisión.

El Reglamento fija umbrales que deberán tenerse en cuenta:

  • hasta treinta millones de euros o el 6 % del volumen de negocios anual total a escala mundial del ejercicio financiero anterior
  • hasta veinte millones de euros o el 4 % del volumen de negocios anual total a escala mundial del ejercicio financiero anterior por el incumplimiento de cualquier otro requisito u obligación del Reglamento
  • hasta diez millones de euros o el 2 % del volumen de negocios total anual a escala mundial del ejercicio anterior por el suministro de información incorrecta, incompleta o engañosa a los organismos notificados y a las autoridades nacionales competentes en respuesta a una solicitud.

Por Juana Pulido, socia en Estudio de Comunicación.

@juanapulido

, , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.