Si haces alguna de estas cosas, no estás escuchando bien

Los que nos dedicamos a la comunicación, no cesamos de insistir en la importancia de la escucha. Creemos que todos sabemos escuchar, pero quizá no sea tan fácil como pensamos. Para evaluar tu capacidad de escucha, te reto a que te plantees las siguientes preguntas:

  • ¿Te distraes fácilmente durante una conversación?
  • ¿Sueles interrumpir a tu interlocutor antes de que termine de hablar para dar tu opinión?
  • De manera consciente, o inconsciente, ¿haces algún juicio sobre la persona o sobre lo que dice mientras está hablándote?
  • ¿Te esfuerzas demasiado por imponer tus ideas?
  • ¿Le ofreces ayuda o soluciones de manera prematura, sin esperar a tener toda la información?
  • ¿Te has encontrado rechazando lo que está sintiendo la persona que te habla?
  • ¿Alguna vez descalificas la opinión del otro al dar la tuya?
  • ¿Tiendes a contar tu propia historia como respuesta a lo que te cuenta tu interlocutor en vez de centrarte en la suya?

Si haces cualquiera de estas cosas, te diré que no estás escuchando plenamente o tan bien como creías. Puede que parcialmente sí, pero te estás perdiendo muchísima información por el camino por pensar más en lo que tú tienes que decir o en lo que tú sientes respecto a la otra persona, que en lo que te están contando.

La habilidad de saber escuchar bien, de manera consciente y plena, se llama escucha activa. Y es importantísima para establecer una comunicación óptima. Todos tendemos a caer en uno o varios de los errores mencionados antes, pero hay una buena noticia. Si estás interesado en mejorar tu capacidad de escucha, esta habilidad se puede practicar y mejorar. Aquí te ofrecemos algunos consejos:

  • Estate predispuesto a escuchar: parece obvio, pero estar predispuesto implica concienciarte en prestar toda tu atención. Implica esforzarse por estar en el momento presente; prestar una atención constante, identificar los momentos en que te distraes y evitarlos y observar mucho a la otra persona, no solo el contenido de lo que dice, sino también sus gestos, sus objetivos, sus sentimientos, sus motivos…
  • Muestra empatía: intenta no juzgar de manera consciente o inconsciente y escucha objetivamente lo que te quieren trasladar.
  • Indica que estás atendiendo: utiliza el lenguaje verbal y el no verbal para dar a entender que realmente estás prestando toda tu atención.
  • Mantén el contacto visual con la otra persona, siempre sin exceso y de manera natural.
  • Ten una postura corporal receptiva: habitualmente suele consistir en mantener el cuerpo ligeramente hacia delante en dirección a tu interlocutor.
  • Emite palabras de refuerzo o cumplidos, pero, una vez más, con naturalidad y sin excesos. Las palabras de refuerzo pueden ser expresiones como “me parece bien”; “claro”; “efectivamente”; etc.
  • Resume: retoma argumentos del interlocutor para expresar los tuyos. Esto deja claro que entiendes el punto de vista del otro antes de exponer el tuyo.
  • Pregunta: así puedes aclarar ciertos aspectos de la información que has recibido y al mismo tiempo muestras interés por lo que te están contando.

Por Estefanía Campos, directora de Estudio de Comunicación.

@Ecampos1976

, , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.