Reflexiones de un BOE

Me llamo Boletín Oficial del Estado, pero pueden llamarme BOE y en estos tiempos de crisis y medidas para atajarla soy un valor en alza para periodistas y gabinetes de comunicación desde que el actual Ejecutivo pusiera de moda el dejarme a mí lo de la letra pequeña de sus reformas.

Hace sólo unos meses me sentía muy sólo y del tedio de mis días sólo me sacaba ese momento tras los Consejos de Ministros de los viernes en el que algunos profesionales de la comunicación se interesaban por mí y me consultaban  para cotejar algún dato. Yo esperaba con ansiedad esa visita y era entonces cuando ponía mi mejor cara y lucía mi mejor Times New Roman, sacándole brillo a mis mayúsculas y repasando meticulosamente que no se hubiera colado ninguna errata en las líneas tatuadas sobre mi piel de papel digital.

Pero mi vida ha cambiado bastante en poco tiempo y en estos momentos no puedo decir que me aburra lo más mínimo pues, de consultas esporádicas por la mayoría y concretas por la minoría, he pasado a ser una fuente de conocimiento, contraste y consulta para el país entero y tengo que reconocer que tanta fama me abruma y empiezo a cansarme de mi protagonismo involuntario ya que periodistas, empresarios y ciudadanos preocupados por saber cómo les afectará la subida del IVA me recorren a golpe de click y se empollan mis páginas con el consiguiente empacho que les produce mi lectura pues tengo que reconocerlo no soy lo que se dice un best seller de lectura rápida y digerible.

Veo con cierta consternación la desesperación entre los profesionales de la comunicación que me revisan de arriba a abajo en busca de una frase que libre al sector al que pertenecen de la subida del temido IVA y escucho decir a los que llevan ya unos años dedicándose a la comunicación que nunca antes habían tenido que recurrir tanto al BOE, es decir a mí, para entender en su totalidad las medidas anunciadas por un gobierno, sea cual fuere.

Por eso aprovecho estas líneas para pedir a los responsables de comunicación del Ejecutivo que modifiquen un poco su forma de transmitirle al país sus decisiones y que en lugar de anunciar sólo los titulares para calmar el apetito de la bestia llamada Mercados, me dejen descansar y sean ellos quienes detallen con pelos y señales lo que van a hacer, muchos de los profesionales de la comunicación que ahora tienen que leer a contrarreloj más de 90 páginas mías se lo agradecerán, y yo también.

Por Ana Pereira, consultora senior. 

@anabepereira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.