Comunicación cara a cara. ¿Sin tensiones ni problemas?

Las Redes Sociales, los correos electrónicos, las aplicaciones de mensajería instantánea y las plataformas de videollamadas median en gran parte las relaciones sociales de las nuevas generaciones, pero también de muchas empresas con sus clientes y proveedores. Una tendencia que, al igual que muchas otras, la llamada “nueva normalidad” ha acelerado y acrecentado.

A pesar de las innegables ventajas (en términos de instantaneidad, disponibilidad y comodidad) que estos recursos suponen, hay algunos problemas que afectan negativamente a las relaciones que antaño se establecían en persona. Y es que no es lo mismo escribir un tweet criticando, por ejemplo, alguna decisión política que debatir con algún allegado el mismo tema.

De igual manera, aclarar un malentendido entre cliente y proveedor a través de una interminable cadena de e-mails a cada cual más furibundo siempre será más farragoso, incómodo e incluso más descorazonador que hacerlo en persona.

Según mi experiencia -desconozco si es extrapolable a todas las relaciones humanas- cuando las personas nos comunicamos cara a cara, sin la intermediación de dispositivos electrónicos o plataformas digitales, la información fluye y se recibe mejor.

Así, bien por empatía o bien por educación, los mensajes se suavizan, las expresiones se matizan y la conversación es más relajada. El resultado es, por tanto, que los problemas se suelen resolver de una manera menos lesiva, más rápida y satisfactoria para todas las partes.

Por Pablo Blanco, consultor de Estudio de Comunicación

@PabloBlanco_R

, , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.