Cuánto vale lo que comunicas en Internet

Lo lucrativo de la conversación online propicia que empresas, personas e instituciones tengan presencia en el mundo digital. La línea entre lo que pasa dentro y fuera de las pantallas es cada vez más difusa y, poco a poco, las estrategias de comunicación de cualquier negocio incluyen siempre una actuación más o menos tímida en la red. Tiene sentido si, como compañía, pensamos en el mercado 24/7 en el que podemos trabajar: no hay hora de cierre, no se apagan las luces y el cliente puede consultar nuestros productos o servicios a la hora que quiera y desde cualquier ubicación. Puede, incluso, resolver sus dudas sobre la actividad de una marca escribiéndoselas a un asistente virtual configurado para ello.

Sin embargo, la actividad de los usuarios de a pie, que sí genera dinero para otros, no se traduce en ningún retorno económico para ellos, aunque la balanza se empieza a invertir y muchos usuarios tienen interés por saber cuánto vale su actividad online y cómo pueden tomar control de sus datos, material tan lucrativo para las tecnológicas.

La bidireccionalidad de la comunicación online se establece en términos conversacionales: los clientes tienen más capacidad de hacerse notar con reseñas, valoraciones y penalizando una marca por sus actividades o siendo fieles a quienes trabajan con una sólida ética, pero no va más allá. Aunque la lista de valores y requisitos sobre los que se sustenta la elección de una u otra marca es mucho más larga que antes, el cliente/usuario no monetiza su actividad en internet…. De momento.

A medida que el usuario-cliente va “educándose” en el entorno digital, comienza a entender que su actividad, sus “clics” y su tiempo invertido en internet puede tener compensación económica. Sin ir más lejos, la compra y venta de datos personales supone hasta 850 euros por usuario en el mercado negro. ¿Qué queda para quien ofrece esa información a través de aplicaciones gratuitas, simples juegos y aparentes tests inocuos?

Existen varemos, todavía incipientes, que permiten “tasar” un perfil en redes sociales en virtud de sus respuestas, alcance, influencia o conversación. Pero las fórmulas son laxas y no queda muy claro cómo se calculan estos datos; además, este “salario emocional”, o el ser popular en redes sociales no paga facturas. Lo que sí se sabe con seguridad es lo que empresas como Google pueden ingresar anualmente con relación a los datos personales de sus usuarios.

Sin legislación realista al respecto, es difícil establecer un límite entre lo que sigue siendo privado y lo que es privado y aun así puede comercializarse, pero parece que avanzamos hacia un entorno en el que será el usuario el que decida qué se hace con sus datos, creando algo similar a las acciones de las empresas: un mercado en el que decidir a qué tecnológica vender nuestra información.

Por Yaiza Ibarra, consultora en Estudio de Comunicación en España.

@Yibarra7

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
SWITCH THE LANGUAGE
Text Widget
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Vivamus quis neque vel quam fringilla feugiat. Suspendisse potenti. Proin eget ex nibh. Nullam convallis tristique pellentesque.